Ya sabemos que una infección por COVID-19 puede causar una respuesta inflamatoria severa que afecta a muchos órganos del cuerpo. Más recientemente, las personas están descubriendo que el virus también puede causar síntomas que pueden durar más allá de la infección aguda. Estos incluyen fatiga, insomnio, dolores en las articulaciones, niebla cerebral, daño cardíaco, presión arterial alta y diabetes. Ahora los científicos están tratando de identificar por qué estos síntomas ocurren en ciertas personas, qué tan comunes son, cuánto duran, quién está en riesgo y cómo tratarlos y prevenirlos. Un grupo en Italia descubrió que el 87% de los pacientes que fueron tratados en el hospital todavía tenían problemas 2 meses después. Basado en una aplicación de teléfono inteligente que recopila datos de personas infectadas con COVID-19, del 10% al 15% de las personas (incluidos algunos casos «leves») no se recuperan rápidamente. De cualquier forma que lo mire, COVID-19 es una enfermedad muy grave.

Fuente: https://bit.ly/2DhQK8b

Foto por Rawpixel