La prediabetes es un estado de alto riesgo para la diabetes. Se define por niveles de azúcar en la sangre que son más altos de lo normal, pero aún más bajos que el nivel para hacer un diagnóstico de diabetes. La prediabetes se define de muchas maneras: glucosa en sangre en ayunas alta (100-125 mg/dL en los Estados Unidos y 110-125 mg/dL en otros lugares), o una intolerancia a la glucosa a las 2 horas (140-199 mg/dL). O también un nivel elevado de HbA1c según la Asociación Americana de Diabetes (5.7% -6.4%) o las pautas del Comité Internacional de Expertos (6.0% -6.4%). Es importante destacar que la cantidad de personas con prediabetes está aumentando en todo el mundo. Según la Asociación Americana de Diabetes, hasta el 70% de las personas con prediabetes eventualmente desarrollarán diabetes. En una revisión reciente de las últimas investigaciones médicas (que incluye 129 estudios con más de 10 millones de participantes), se publicaron nuevos hallazgos importantes. Primero, en comparación con las personas con niveles normales de azúcar en la sangre, la prediabetes se relacionó con un mayor riesgo de muerte prematura y enfermedad cardiovascular en la población general y en pacientes ya con enfermedad cardiovascular. Teniendo en cuenta las altas tasas de prediabetes, una intervención exitosa en esta gran población podría tener un efecto importante en la salud pública. Aunque las personas con prediabetes comúnmente no experimentan síntomas, la prediabetes representa una ventana de oportunidad para prevenir la progresión a diabetes tipo 2 y sus complicaciones.

Fuente: https://bit.ly/30jXp9t

Foto por Paul Hunt en Pixabay