Comer cereales integrales (también conocidos como granos enteros) se ha asociado con un menor riesgo de diabetes tipo 2 debido a su alto contenido de fibra, antioxidantes y otros químicos saludables para el cuerpo (llamados fitoquímicos). Ahora los investigadores han demostrado que el consumo de alimentos integrales, como cereales integrales para el desayuno, avena, pan negro, arroz integral, salvado agregado y germen de trigo, reduce significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Por ejemplo, la mitad de una porción diaria de cereal integral frío para el desayuno y pan integral es lo más efectivo. Aunque las palomitas de maíz son integrales, los investigadores descubrieron que cuando las personas comen más de 1 porción por día, el riesgo de diabetes tipo 2 en realidad aumenta, probablemente porque comen palomitas de maíz procesadas con grasas no saludables y sal. En general, estos hallazgos respaldan la idea de aumentar la cantidad de granos integrales que una persona come como parte de una dieta saludable para la prevención de la diabetes tipo 2.

Fuente: https://bit.ly/3gJDt6o

Foto por Suzy Hazelwood en Pexels