Los nuevos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades muestran que las personas negras y latinas han sido las más afectadas por COVID-19 de una manera que abarca todo el país en áreas urbanas, suburbanas y rurales y en todos los grupos de edad. De hecho, el riesgo de infectarse con COVID-19 es tres veces mayor para los afroamericanos y los latinoamericanos que para los estadounidenses blancos. La mayor tasa de mortalidad por el virus entre las personas negras y latinas podría deberse a otros problemas comunes de salud en estas poblaciones, como la diabetes y la obesidad. Sin embargo, los nuevos datos de los CDC muestran un desequilibrio significativo en el número de casos de virus, no solo muertes. Los científicos dicen que este hecho resalta las áreas de inequidad (no relacionadas con la biología). Por ejemplo, esto incluye factores que las personas no pueden controlar, como no tener acceso a opciones de alimentos saludables o una buena atención médica. Un gran marcador de quién muere por COVID-19 es quién se enferma en primer lugar. En última instancia, las personas que se enferman son las que no pueden trabajar desde casa.

Fuente: https://nyti.ms/3f6xFmZ

Foto por Rawpixels