En los Estados Unidos, las minorías no están suficientemente representadas en estudios de investigación que ayudan a probar y desarrollar nuevos tratamientos para afecciones médicas comunes y graves, como la diabetes tipo 2 y COVID-19. Esto a pesar de que estas mismas poblaciones enfrentan una alta carga de diabetes tipo 2 y COVID-19. De hecho, las personas negras tienen una de las tasas más altas de diabetes tipo 2 (13.2%), una tasa casi el doble que la de las personas blancas no-latinas (7.6%). También sabemos que las personas negras y latinas son las más afectadas por COVID-19. Para desarrollar nuevos tratamientos, es importante asegurarse de que los tratamientos sean seguros y efectivos para las minorías raciales y étnicas. Investigaciones previas nos dicen que en algunos casos, menos del 5% de los participantes en estudios de investigación eran negros. Esto es un problema porque ciertos tratamientos pueden afectar a personas de diferentes razas o etnias de diferentes maneras. Como resultado, los investigadores deben trabajar más para incluir a más participantes minoritarios.

Fuente: https://bit.ly/2Ca8Lo7

Foto por Rawpixel