La presión arterial alta (también conocida como hipertensión) es un factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular (ECV), incluidos ataques cardíacos prematuros, derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca y bloqueo de los principales vasos sanguíneos en las piernas. Las personas con diabetes también corren el riesgo de tener presión arterial alta y, si la presión arterial no se trata adecuadamente, otras complicaciones graves de la diabetes, incluida la pérdida de vista y la insuficiencia renal. Muchos adultos en los Estados Unidos tienen hipertensión, incluido el 1 de cada 9 estadounidenses con diabetes, y la presión arterial a menudo no está bien controlada. La presión arterial generalmente se mide cuando visita a su médico. A veces, la ansiedad de una cita con el médico puede hacer que las lecturas de la presión arterial sean más altas de lo normal. El nombre de esto es «hipertensión de bata blanca.» La investigación ha demostrado que medir la presión arterial en el hogar proporciona información muy valiosa para diagnosticar y controlar la hipertensión y reduce el riesgo de errores de hipertensión de bata blanca. Por lo tanto, se debe apoyar el auto-monitoreo de la presión sanguínea y, a medida que crece la telesalud, el monitoreo de la presión sanguínea en el hogar será más común.

Fuente: https://bit.ly/2Nw03ms

Foto por Bruno /Germany en Pixabay.