Los trabajadores de salud comunitarios (TSC) pueden reducir las disparidades de salud para los pacientes de bajos ingresos. Sin embargo, no sabemos qué tipos de contacto entre los TSC y las personas con diabetes funcionan mejor. Por ejemplo, ¿qué es mejor: consultas telefónicas, mensajes de texto o visitas en persona? Para responder a estas preguntas, un estudio reciente analizó a 523 pacientes Hispanos/Latinos de bajos ingresos de atención primaria con diabetes mal controlado (HbA1c ≥ 9%) durante 6 meses. La edad promedio de los participantes fue de 58 años. Casi el 60% eran mujeres y más de la mitad no tenían seguro médico. Un grupo recibió apoyo de salud a través de llamadas telefónicas, otro grupo a través de visitas clínicas en persona, y el grupo final a través de una combinación de visitas y llamadas telefónicas. Los investigadores encontraron que mejorar el control de la diabetes era menos probable usando únicamente llamadas telefónicas en comparación con las visitas clínicas cara a cara. De hecho, a los participantes les tomó más de 150 días más lograr el control de su diabetes usando solo el contacto telefónico. Para beneficiar a los pacientes de bajos ingresos en riesgo con diabetes no controlada, se puede requerir apoyo y atención en persona.

Fuente: https://bit.ly/3cQj9Ox

Foto por Christina Wocintechchat en Unsplash.