Un estudio reciente sugiere que el gasto de bolsillo en insulina se ha mantenido bastante estable con un costo promedio de $ 36 en 2006 y $ 38 en 2017. La única excepción es para los planes de seguro con deducibles altos, en los cuales el costo aumentó de $ 93 a $ 141 por mes durante el mismo período. Aún así, los costos de desembolso personal mensuales para la insulina pueden ser difíciles para muchas personas de bajos ingresos. Los investigadores analizaron datos de reclamos de seguros que incluyen más de 612,000 pacientes con recetas de insulina de 50 estados de los EE. UU. Sin embargo, el estudio incluyó sólo pacientes con seguro privado, no aquellos que no tenían seguro o aquellos con cobertura de Medicare o Medicaid. Estos son los grupos más afectados por los altos costos de la insulina. Por ejemplo, para los beneficiarios de la Parte D de Medicare, los costos de desembolso personal por 30 días para la insulina aumentaron de $ 49 en 2014 a $ 58 en 2019. El estudio no incluyó otros costos relacionados con el monitoreo, los dispositivos para administrar insulina y costos de visita a la clínica para la diabetes. Vivir con la diabetes sigue siendo una condición costosa.

Fuente: https://bit.ly/2UmTLtl

Foto por Vitaly Taranov em Unsplash.