Durante muchos años, los médicos han estado preocupados por el uso excesivo de antibióticos para combatir las infecciones causadas por bacterias. COVID-19 es un virus y no responde a los antibióticos. Recientemente, las personas hospitalizadas debido a COVID-19 han recibido antibióticos para prevenir una segunda infección de otra bacteria. Esto es preocupante porque podría resultara una situación en la que las bacterias se vuelvan resistentes. Esto ocurre cuando el antibiótico ya no funciona y podría dejarnos vulnerables a aún más infecciones.

Fuente: https://bit.ly/2zWohm7

Foto por James Yarema en Unsplash