El vínculo entre los hábitos de ver televisión y el riesgo de enfermedad cardíaca fue demostrado por un reciente estudio realizado en el Reino Unido. Por cada 90 minutos adicionales de televisión que se ve, el riesgo de un ataque cardíaco aumenta en un 44%, independientemente de la educación, el peso, los antecedentes de diabetes o la presión arterial alta. Esto también puede relacionarse con sus genes. El estudio muestra que algunas personas tienen genes que las hacen más propensas a pasar su tiempo libre viendo televisión, en lugar de practicar deportes u otras actividades físicas. Estos mismos genes aumentan el riesgo en estas personas de contraer enfermedades cardíacas. Afortunadamente, e independientemente de sus genes, si elige conscientemente hacer ejercicio, disfrutará de los beneficios de una buena salud y un menor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

Fuente: https://bit.ly/2WiybaJ

Foto por  Glenn Carstens-Peters on Unsplash