La experiencia de Italia destaca que la transmisión de persona a persona entre las personas que viven en el mismo hogar es uno de los impulsores de la epidemia COVID-19 de su país. Para muchas comunidades, aislar a un familiar enfermo en el hogar puede ser muy difícil, especialmente para las familias unidas. Las intervenciones, incluidos el distanciamiento social y el aislamiento dentro del hogar, deben considerarse en el contexto de las normas sociales y culturales y otros factores, incluida la economía. Este no es un desafío fácil de solucionar.

Fuente: https://nyti.ms/3cEBy0O