India, con 1.3 millones de personas, también está cerrada desde hoy. Aunque hasta ahora han tenido menos de 700 casos de COVID-19, están, como todos nosotros aquí, evitando correr riesgos. El distanciamiento social y el lavado de manos funcionan en cualquier parte del mundo.