La forma en que se colocan los alimentos, el alcohol y el tabaco en la tienda y cuántas opciones se ofrecen pueden tener un gran impacto en ayudar a las personas a tomar decisiones más saludables y evitar enfermedades crónicas.

Más información sobre el entorno alimentario y las decisiones saludables

Los entornos físicos que nos rodean pueden desempeñar un papel importante en nuestro comportamiento relacionado con la salud. Por lo tanto, cambiar estos entornos puede cambiar nuestro comportamiento y las elecciones relacionadas con la salud. Por ejemplo, la colocación de alimentos, alcohol y productos de tabaco en nuestro entorno físico puede afectar lo que compramos, comemos y bebemos. Existe mucha evidencia de que comer demasiada comida, beber demasiado alcohol y usar productos de tabaco pueden aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, incluida la diabetes.

¿Qué contribuye a comer en exceso, beber demasiado y fumar tabaco? ¿Comienza en el supermercado? Los investigadores de este estudio tuvieron dos preguntas principales. Primero, se preguntaban si cambiar la disponibilidad de estos productos (incluidos los alimentos, el alcohol y el tabaco) cambiaría lo que las personas seleccionan y consumen. En segundo lugar, ¿cambiar la proximidad (o sea la distancia de estos productos a un individuo) cambiaría lo que las personas compran? La respuesta a ambas preguntas fue sí; el cambio en la disponibilidad y la proximidad de los alimentos, el alcohol y el tabaco, de hecho, cambió el comportamiento. Por ejemplo, los investigadores descubrieron que colocar bocadillos menos saludables más lejos de las entradas o puestos de pago y colocar opciones de alimentos más saludables en lugares más accesibles en la tienda tuvo un gran impacto en lo que las personas compraron, y probablemente lo que comieron y bebieron una vez llegaron a casa.

¿Porque es esto importante? Este estudio demuestra que cambiar la cantidad de opciones de alimentos disponibles y cambiar dónde se colocan los alimentos puede ayudar a las personas a tomar decisiones más saludables. Por ejemplo, aumentar el número de opciones saludables en una tienda puede afectar lo que las personas compran y lo que comen, lo que los hace más saludables como resultado. En el futuro, estos investigadores esperan que al examinar los entornos alimentarios puedan promover la salud y ayudar a las personas a evitar enfermedades graves, incluida la diabetes.

[Abstract Link]

Foto cortesía a Peter Bond en Unsplash.