La hora a que se vas a dormir cada noche afecta su riesgo de diabetes.

Mas sobre la hora de acostarse y diabetes

Ha habido mucha investigación que vincula la falta de sueño con la obesidad, la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes. Por lo general, esta investigación se centra en la cantidad promedio de sueño que las personas obtienen, en lugar de los cambios diarios en los horarios de sueño. Sin embargo, este estudio encontró que las personas que no se acuestan a la misma hora todas las noches tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar problemas de salud como obesidad, presión arterial alta, colesterol alto y diabetes.

De hecho, los horarios de sueño más irregulares están vinculados a un mayor riesgo de diabetes, independientemente de la duración y calidad del sueño. Además, si solo duerme unas pocas horas una noche, no se puede compensar con una mayor cantidad de sueño en otras noches. Lo importante es la regularidad de la hora de acostarse de una noche a la siguiente. Por ejemplo, este estudio encontró que las personas con horarios para dormir que variaron por 60 a 90 minutos de una noche a otra tenían un 14% más probabilidad de tener síndrome metabólico (esto incluye obesidad, presión arterial alta, colesterol alto y diabetes). Para las personas cuyas horas de acostarse variaron por 90 minutos o más, su riesgo aumentó al 58% para el síndrome metabólico. La razón por la que la hora de acostarse es tan importante tiene que ver con nuestros relojes biológicos. Por ejemplo, si duerme a diferentes horas y durante diferentes períodos de tiempo todos los días, entonces su reloj interno podría tener más dificultades para mantenerse sincronizado, lo que puede conducir a problemas de salud importantes en el futuro.

Según los Centers for Disease Control and Prevention, los adultos necesitan al menos 7 horas de sueño por noche. Otras recomendaciones para obtener un sueño de calidad incluyen establecer una hora de acostarse constante, dormir en una habitación oscura sin dispositivos electrónicos y evitar comidas abundantes, alcohol y cafeína antes de acostarse.

[Abstract Link] 

Foto cortesia de Bekah Russom at Unsplash.