Los altos niveles de contaminación del aire se asocian con mayor riesgo de diabetes, especialmente entre las personas de color.

Más sobre la contaminación del aire y la mala salud

La contaminación del aire ha sido llamada «el nuevo tabaco» por la Organización Mundial de la Salud debido a sus efectos dañinos en el cuerpo. De hecho, más del 90% de la población mundial respira aire tóxico. La investigación muestra que este nivel de contaminación del aire puede estar dañando todas las células del cuerpo humano y puede causar enfermedades cardíacas y pulmonares, demencia, problemas hepáticos, piel dañada y accidente cerebrovascular. Algunos estudios incluso encontraron un vínculo entre los altos niveles de contaminación del aire y la diabetes. Estos contaminantes en el aire pueden causar inflamación generalizada que inunda el cuerpo y la sangre. Esta contaminación podría limitar la producción de insulina y provocar inflamación, evitando que el cuerpo convierta la glucosa en sangre en energía que el cuerpo necesita para mantener una buena salud.

La contaminación del aire es un problema mundial, pero las ciudades de bajos ingresos son las más afectadas. La investigación ha demostrado que las comunidades minoritarias y pobres tienen más probabilidad de vivir cerca de la peligrosa contaminación del aire. De hecho, los residentes asiáticoamericanos, afroamericanos y latinos en la región del noreste y medio Atlántico de los Estados Unidos están expuestos a más contaminación del aire por automóviles, camiones y autobuses que otros grupos. En promedio, los afroamericanos están expuestos al 61% más de las diminutas partículas contaminantes de la quema de gasolina, los asiáticos estadounidenses respiran el 73% más y los latinos el 75% más. En general, también es común que las áreas urbanas tengan niveles ilegales de contaminación del aire. Esta investigación plantea la posibilidad de que la reducción de la contaminación podría conducir a una reducción en los casos de diabetes en áreas muy contaminadas.

[Abstract Link]

Foto cortesia de Sergio Rodriguez Portugues del Olmo en Unsplash.