El ambiente familiar y la vida familiar juegan un papel importante en la salud de los niños y en el control de la diabetes tipo 1.

Más sobre niños con diabetes tipo 1:

Hay muchos niños en los Estados Unidos con diabetes tipo 1 que tienen dificultades para controlar su nivel de azúcar en la sangre. De hecho, el 56% de los niños con diabetes tipo 1 y más del 70% de los adolescentes con diabetes tipo 1 tienen niveles más altos que el rango saludable recomendado por la American Diabetes Association. ¿Por qué es tan difícil para los niños mantener buenos niveles de azúcar en la sangre? Para responder a esta pregunta, este estudio analizó las razones por las cuales los niños están luchando para que su azúcar en la sangre se mantenga en un rango saludable. Algunos factores que lo dificultan incluyen ser de una familia de bajos ingresos, pertenecer a una minoría étnica, vivir con madre o padre soltera/o, menor participación de los padres en el cuidado de la diabetes y no tener un médico de diabetes regular. Otro factor importante es el conflicto familiar.

Como sabemos, el entorno familiar y la vida familiar influyen en gran medida en nuestra salud general. Específicamente para niños con diabetes tipo 1, este estudio encontró que los argumentos familiares relacionados con el manejo de la diabetes pueden afectar negativamente el nivel de azúcar en la sangre. Los niños en familias con más desacuerdos y peleas entre padres e hijos no podían controlar su nivel de azúcar en la sangre con tanto éxito como niños en familias sin conflicto. Además, el conflicto dentro de la familia está relacionado con niveles más altos de A1c, peor calidad de vida y mayor riesgo de depresión y ansiedad.

Para los latinos, los programas e intervenciones que trabajan para reducir el conflicto familiar son importantes porque podrían marcar una gran diferencia en la salud general de los niños. Por ejemplo, un programa llamado «Sistemas familiares conductuales para la diabetes» (“Behavioral Family Systems for Diabetes”) tuvo mucho éxito en la reducción de los niveles de A1c de los niños como resultado de sus sesiones de capacitación a niños y sus familiares, centradas en la comunicación, la resolución de problemas, el cambio de actitudes / puntos de vista y la estructura familiar.

[Abstract Link] 

Foto cortesia a Vasile Tiplea at Unsplash